Coworking: mejora en gran medida tu experiencia de trabajo

¿Has escuchado hablar ya del famoso “coworking”? El término correcto en español es “cotrabajo”, sin embargo el término no se usa comúnmente. Las personas de habla hispana se refieren al concepto precisamente como coworking. Esta tendencia es un nuevo modelo de trabajo que funciona como una comunidad de profesionistas de todo tipo que conviven en un mismo ambiente laboral. Se trata de lugares de trabajo en los que las personas pagan cuotas para utilizar sus espacios y beneficios. Normalmente las personas como los llamados “freelancers” o incluso las pequeñas empresas, son los que más comúnmente hacen uso de estos espacios. La intención detrás del coworking es atender las necesidades laborales de todos aquellos que acostumbran trabajar desde sus casas y no cuentan con los beneficios de tener una oficina o formar parte de una corporación. Normalmente son espacios en los que te puedes encontrar con programadores, escritores, diseñadores, periodistas, fotógrafos, consultores, vendedores, comerciantes, inversionistas, etc.

El coworking es un negocio en el que no sólo se renta el espacio de trabajo como si fuera una oficina compartida, sino que se renta una experiencia de red profesional. Comenzó alrededor del año 2005 en Estados Unidos como respuesta a problemas en la economía del país, donde se perdieron muchos trabajos y las personas comenzaron a autoemplearse. Se ha convertido en una gran tendencia por su facilidad de gestión y los grandes beneficios que ofrece por precios realmente accesibles. A las personas les conviene trabajar de esta manera, ya que tienen la oportunidad de acceder a distintos planes de pago dependiendo de las horas a la semana y la temporada que requieran del espacio. Además, al estar ahí, estás compartiendo gastos y servicios con el resto de las personas que ocupan el lugar, abriéndote la posibilidad de adquirir los beneficios que ofrezca cada empresa dueña de un coworking.

Entonces, ¿cuáles son estos beneficios?

Combatir la soledad laboral

El coworking es ideal para aquellos que están acostumbrados a trabajar desde su casa y les vendría bien un cambio de ambiente para estar acompañados de otros profesionistas y volver más amigable su espacio de trabajo.

 

jeff-sheldon-2556-unsplash.jpg

Separar lo profesional de lo personal

Cuando estamos acostumbrados a trabajar desde casa, resulta muy fácil combinar tareas personales con tareas profesionales. El poder contar con un espacio y horario específicamente para lo laboral, nos ayuda a no dejarnos influir por el estrés o la intervención de actividades o inconvenientes personales.

Mejorar la productividad

Precisamente al separar nuestros espacios y tiempos laborales, logramos mejorar considerablemente la productividad, y más aún si estamos pagando por algún servicio, ya que de esta manera sentimos la necesidad de aprovechar al máximo la inversión.

Flexibilidad de uso

Al ser un espacio por el que se paga, tú tienes el control sobre las horas que decides invertirle a tu trabajo en ese lugar, ya que cada desarrollo de coworking cuenta con distintas facilidades y paquetes de pago que puedes armar a tu conveniencia.

 

john-schnobrich-520019-unsplash.jpg

Pertenecer a una comunidad

El coworking nos facilita la interacción con diferentes y nuevas personas con las que podemos crear lazos afectivos de compañerismo o buenas relaciones profesionales que nos ayuden a crecer nuestra red de contactos para el futuro.

Creación de nuevos proyectos

Esta comunidad laboral, también nos proporciona una gran facilidad de colaboración con las demás personas dentro del espacio para innovar juntos, recibir y dar consejos, aprender de otras áreas e industrias, y asociarse con otros para crear nuevos proyectos.

Acceso a servicios y facilidades

Dependiendo del desarrollo, un coworking puede ofrecerte distintas amenidades como sala de juntas para recibir a tus clientes en un espacio formal, cafetería con agua y servicio de café, wifi, climatización, limpieza, impresión y escaneo, descuentos en diferentes marcas o servicios, servicios de asesoramiento, correo y paquetería, entre otros.

Si nos interesa formar parte de un coworking, debemos analizar nuestras necesidades para determinar si es la mejor opción para nosotros. Considera que trabajar en un espacio abierto y compartido, requiere también de cierta adaptación por parte de todos sus integrantes para la buena convivencia. Puede ser que te encuentres con un ambiente de trabajo en el que exista de repente mucho ruido y ello te cause distracción en un momento de presión. De igual forma, hay momentos donde las personas coinciden en estar más ocupadas y entonces te encuentras con un silencio casi absoluto, en el que probablemente te sientas con ganas de convivir y relajarte un rato. Ahora, lo más importante a considerar es el aspecto de la privacidad. Es posible tener privacidad y solicitar la sala de juntas, pero te puedes presentar con que esté ocupada o simplemente necesitas un espacio y un momento para tener una llamada confidencial, por lo que no te es posible realizarla frente a tus compañeros de espacio. Sin embargo, posibilidades hay muchas y siempre es posible salir un rato a alguna terraza, o jardín, o espacio de ocio. Para ello, hay que evaluar siempre el tipo de desarrollo en el que está el coworking y ver si cuenta con este tipo de espacios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: